Tema de la Semana

Reflexiones sobre el quehacer de las ONGs y los comit├ęs de aplausos

  • por Susana Fergusson
  • Octubre 30 de 2015
  • Vistado: 562
  • Comentarios: 0
 
 

En el marco de celebración de los 70 años de Naciones Unidas y revisando el contexto en el que se ha movido y se sigue moviendo el sida en América Latina, concentrando la respuesta en los grupos claves en proyectos "país" patrocinados por el Fondo Mundial, creo que a las personas que de una u otra forma hemos participado de la respuesta frente al virus nos debería caber mucha autocrítica y la reflexión.

La diversidad no es solo sexual, la diversidad entre el tipo de líderes que tenemos al frente de las distintas ONGs, redes y/o coaliciones es amplia y pululan como flores silvestres. Los hay desde los abnegados que tienen una ONG mas o menos organizada y trabajan de verdad con las bases, hasta los muy "finos" y con muchísimas millas acumuladas, de tarjeta platinum, gold, exclusive, admiral, diamond.... pero cuyo único aporte ha sido el de mamar de la teta de los recursos multilaterales, que no son más que los recursos públicos de muchos ciudadanos del primer mundo y economías en crecimiento.

Estos últimos "activistas" son una especie muy especial, tienden a juntarse, a convivir. Forman rápidamente un comité de aplausos, con eso tu me aplaudes mis estupideces y yo aplaudo las tuyas y todos tan contentos. Muchos de esos líderes dicen representar sectores necesitados de intervenciones urgentes, pero la realidad es que solo se representan a si mismos y sus intereses mezquinos. Son lagartos que cada mañana recogen fuerzas con el sol y el sudor de otros. Lagartos que inflan resultados, los maquillan sin vergüenza alguna, dicen hacer, pero sus informes no resisten la más mínima evaluación seria, por eso solo se permiten evaluaciones de lagartos pares, que además conforman el comité de aplausos del que hablé antes. Mediocres.

Gastan a manos llenas, pero no rinden cuentas, hacen informes de cifras grandes pero no tienen cómo responder por cada gasto. Roban descaradamente. Manejan los dineros de sus ONG como si fueran dineros propios, incluso los usan desde sus propias cuentas personales. También simulan contratos con terceros y cobran "un ojo de la cara" por algo que no vale ni la décima parte. Cazan incautos y vuelven a robar. Son parásitos del sida. Corruptos de la peor calaña.

Les brotan lágrimas dizque por la pérdida de compañeros a causa del sida o la homofobia, pero cuando el discurso acaba, sigue el plan para seguir apropiándose de forma indebida los recursos que cada vez son más escasos. Matan de forma indirecta, matan por que desaparecen los pocos dineros destinados a mejorar la respuesta contra el sida en América Latina.

Sus agendas están bien diseñadas para su disfrute y servicio y no se sonrojan si tienen que acabar de un plumazo lo que ha tomado muchos años en construirse. Son aves de mal agüero. Aves de rapiña.

No sé cuántos personajes de esos hay por ahí, pero están regados por todas partes. Todos los conocemos. Forman criaderos y hasta padrinazgos. Trabajan planes bien maquinados. En eso nos llevan ventaja.

Afortunadamente hay líderes íntegros, que no están dispuestos a venderse por el atractivo de empezar a sumar millas, ir a hoteles "fashion" o por viajes estrambóticos al "culo" del mundo para "evaluar" algo que podría evaluarse por skype o webex.

A estos últimos líderes todo el respaldo que se les pueda dar. A los lagartos, ladrones, corruptos y parásitos todo el peso de la ley y la censura social. Basta YA. Hay que desenmascararlos y hacer públicos los hallazgos. Las redes sociales, google y las páginas de nuestras organizaciones y/o redes son el peor enemigo de esos nefastos personajes. Afortunadamente éstos no duran mucho. Pero si los desenmascaramos duran menos.

No todo está gris, afortunadamente veo con regocijo que muchos de los que considero mis mentores aún sobreviven y están ahí, siempre listos, al frente, sin grima para compartir con los que apenas inician la ruta o que no están tan aventajados. A esos otros verdaderos líderes mis respetos, admiración y gratitud.

Luis Fernando Leal
FUNDARVI - Barranquilla- Colombia
Miembro de ASICAL

Comentarios

No hay comentarios.